Tipos de soldadura y para qué sirve cada una

tipos-de-soldadura

Si alguna vez has hecho un trabajo de soldadura, seguro que has pasado por ese momento en el que te preguntas… ¿cuántos tipos de soldadura existen y cuál es el mejor para el trabajo que voy a llevar a cabo?

Esta cuestión es completamente normal para aquellos que comienzan a llevar a cabo estas tareas, ya que existen demasiadas tipologías y máquinas distintas como para no crear cierta confusión. Hoy vamos a intentar despejar todas las dudas sobre los principales tipos de soldadura que puedes encontrar en el mercado (así como en nuestra web) y para qué sirve cada una de ellas.

Diferentes tipos de soldadura

Soldadura por gas

Esta técnica de soldadura se basa en la combustión de una sustancia llamada acetileno, capaz de generar una llama que llega a los 3.200ºC. En esta tipología también se incluyen algunas soldaduras que pueden trabajar a temperaturas bastantes más bajas. Este último es el caso de la llamada soldadura fuerte, que requiere de un soplete que use gas licuado de petróleo.

La soldadura por gas es perfecta para la reparación de tuberías domésticas, por lo que se utiliza mucho en plomería. La principal ventaja que tiene este tipo de soldadura es su bajo costo. Por otra parte, su desventaja más clara es el gran intervalo de tiempo que requieren para secarse.

Soldadura con arco eléctrico

En estos tipos de soldadura se necesita una fuente de energía eléctrica, sin importar en principio si se trata de corriente alterna o continua (cambiarán algunas características, pero en esencia son la misma soldadura), que consiga derretir el metal y así unir las piezas con las que se quiere trabajar.

Estas soldaduras se utilizan mucho en aceros: inoxidables, de baja aleación o al carbono. También ha sido usado en aleaciones de base níquel y en aplicaciones de superficie.

Soldadura MMAW

Su nombre proviene de sus siglas en inglés (Metal Manual Arc Welding) y también puede llamarse soldadura metálica manual por arco. Los electrodos que se usan en estos tipos de soldadura son los de acero, pues vienen recubiertos de un material que, al fundirse por el calor del soldador, genera una especie de escudo de dióxido de carbono que no deja pasar el oxígeno y, por tanto, no se genera escoria. Cuando se funde el acero del núcleo del electrodo los metales quedan sellados.

La técnica es muy fácil y los soldadores son accesibles, por lo que se pueden utilizar para tareas domésticas de bricolaje.

Soldadura MIG

Estos tipos de soldadura, conocidas como MIG (por el uso de gas de metal inerte), son muy similares a los MMAW. Sin embargo, consume una fórmula característica de gas que, aunque también evita la formación de escorias, se suministra de forma diferenciada. Los equipos soldadores suelen ser un poco más complejos y el proceso no debe llevarse a cabo al aire libre, ya que requiere la aplicación de un gas. También requieren de un equipamiento de seguridad más sofisticado que en las otras soldaduras.

Suele utilizarse para cantidades de metal algo mayores que en los anteriores casos, así como para trabajos algo más complejos.

Soldadura TIG

Este es uno de los tipos de soldadura que más se utiliza para trabajos delicados, como por ejemplo la unión de metales finos. Esta técnica es llamada TIG porque utiliza gas inerte de tungsteno.

Estas soldaduras son bastante complejas y lentas de llevar a cabo, por lo que están más enfocadas a profesionales que necesiten una gran precisión en el acabado.

Ahora que ya conoces los principales tipos de soldadura y para qué se utiliza cada uno, ¡solo te queda ponerte manos a la obra!

 

 

0 Comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*