Qué son los flejes y para qué sirven

que-son-los-flejes

En todo tipo de industrias existe la necesidad de contar con materiales de embalaje que protejan el contenido de cajas y productos almacenados. Para ello existe un producto perfecto: el fleje. Sin embargo, por desconocimiento mucha gente opta por otros adhesivos que no son tan potentes ni tan prácticos. Para evitarlo, hoy vamos a enseñarte qué son los flejes, los tipos que existen y para qué trabajos es mejor cada uno de ellos.

Qué son los flejes

Los flejes son cintas especializadas para realizar embalaje profesional. Pueden presentarse en distintos materiales que se distinguen según las necesidades de aquello que se va a proteger. Es decir, en función de algunas de las características de la caja como el peso, el medio de transporte o las dimensiones, se utilizará un fleje de uno u otro material.

Para que sepas cuál es el fleje que puedes utilizar en tu caso, explicaremos qué tipos de fleje existen y para qué sirve cada uno de ellos.

Tipos de fleje

Polipropileno

Este material tiene una de las mejores capacidades de elongación de todos los materiales con los que se fabrican los flejes. Gracias a este rasgo, puede volver a su estado inicial de manera rápida.

Estos flejes son muy económicos y son de los que más aplicaciones tienen. Pueden unirse a través de sellado (mediante un sello, calor por resistencia o también calor por fricción).

Poliéster PET

De los flejes de plástico, el de poliéster PET es el más rígido. Su elongación es menor que la del de polipropileno, pero permite la aplicación de más tensión inicial. Además, dicha tensión se mantiene por un período de tiempo mayor.

Se puede unir por los mismos métodos de sellado que en el caso anterior, pero gracias a su resistencia puede sustituir en ocasiones al fleje de acero.

Acero

Para terminar este artículo sobre qué son los flejes, no podemos dejar de hablar de los que están fabricados en acero. Este tipo de fleje es usado, principalmente, en la industria siderúrgica y suele ser presentado en líneas de corte.

Al ser empleados para cargas de mucho peso, estos flejes cuentan con, aproximadamente, el doble de resistencia a la rotura que los flejes de plástico. Cuando se requiere una gran rigidez y fuerza, mucha resistencia a la abrasión y baja elongación, estos fleje son perfectos.

Pueden aplicarse a través de sellos, hebillas y máquinas manuales, neumáticas o eléctricas. También pueden incorporarse por la deformación del propio fleje.

Ahora que ya conoces qué son los flejes, los tipos que existen y para qué sirven cada uno de ellos, ya solo te queda decidirte por el que mejor se adapte a tus necesidades. ¿A qué estás esperando?

0 Comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*