Cómo usar una esmeriladora: 7 consejos de seguridad

como-usar-una-esmeriladora

A la hora de utilizar una nueva herramienta, lo primero que tenemos que garantizar es nuestra propia seguridad. Por ello, hoy vamos a enseñarte cómo usar una esmeriladora de manera correcta para evitar accidentes.

Consejos sobre cómo usar una esmeriladora con seguridad

Sigue las instrucciones del fabricante

Lo primero que debes hacer tras llegar a casa con la máquina es leer las instrucciones que vienen de fábrica. Esto debe hacerse antes de enchufar o probar la esmeriladora.

Comprueba su funcionamiento

Antes de comenzar con el trabajo, debes corroborar que la herramienta está perfectamente sujeta al banco de trabajo. Revisa también que los resguardos estén asegurados y ajustados, así como que la muela está equilibrada con el eje. Cuando hayas terminado, deja girar la muela durante un minuto. De esta manera te asegurarás de que la máquina no tiene ningún fallo.

Evita la ropa holgada

Al igual que ocurre con otras muchas herramientas, es imprescindible utilizar ropa ceñida al cuerpo cuando se va a utilizar una esmeriladora. También deben evitarse las pulseras, anillos, collares y demás elementos que puedan engancharse en la máquina.

Utiliza protección

Hazte con unas gafas protectoras contra partículas proyectadas y polvo en suspensión. Además, en función del trabajo que vayas a realizar, deberás evaluar la posibilidad de utilizar protección respiratoria y/o auditiva. En cualquier caso, cuando pongas en marcha la máquina nunca te coloques frente a la muela.

Coloca bien la pieza de trabajo

El material con el que vayas a trabajar debe entrar en contacto con la muela por el centro de esta y en un plano horizontal. Los profesionales que saben perfectamente cómo usar una esmeriladora conocen las consecuencias de no hacerlo así: si se coloca por encima, la pieza puede quedarse atrapada; si se coloca por debajo, la pieza será arrojada hacia la parte exterior.

Usa la periferia para amolar

En ningún caso utilices el costado de la muela para amolar, a no ser que la máquina en cuestión esté especialmente diseñada para ello. Escoge siempre la periferia para poner en contacto la pieza y la muela. Por otro lado, jamás presiones en exceso el material, pues la muela podría romperse.

Otras recomendaciones generales

Como ocurre con cualquier otra máquina eléctrica, debes desconectarla cuando no vayas a usarla para evitar puestas en marcha accidentales (también cuando vayas a cambiar la muela). Guarda la herramienta en un lugar seco, donde no haya agua, grasas o disolventes que puedan dañarla.

Ahora que sabes cómo usar una esmeriladora para evitar accidentes, descubre sus aplicaciones más comunes y… ¡elige la tuya!

0 Comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*