¿A qué ruido equivalen los decibelios que se describen para cada producto?

a-que-ruido-equivalen-los-decibelios

Cuando tenemos que medir el largo de una pared o la temperatura ambiente de una habitación, nos sentimos realmente cómodos hablando de metros o grados centígrados. Sin embargo, cuando tenemos que medir el sonido no nos ocurre lo mismo. ¿A qué ruido equivalen los decibelios? ¿Cuánto es 1dB? ¿Y 100 dB?

¿A qué sonido equivale cada cifra de decibelios?

El sonido sigue una escala logarítmica, no lineal, por lo que debemos partir de la base de que 2 dB no es el doble de 1 dB. Esta forma de medición se debe a la forma en la que el oído humano percibe el sonido, ya que sigue esa misma escala.

Aunque el umbral de la audición humana había que instalarlo en alguna parte, ¿a qué ruido equivalen los decibelios nulos o 0 dB? Realmente este cero absoluto del sonido es relativo, pues depende mucho de la persona, pues alguien puede escuchar un mínimo sonido donde otra persona es incapaz de oír nada (partiendo de la base de que ambas personas no tienen ningún problema en sus sistemas auditivos, claro está).

También existe el llamado umbral del dolor, que se sitúa en ese ruido tan fuerte que un oído humano no es capaz de soportar.

Ahora que ya tenemos una pequeña base teórica sobre la que comenzar a hablar de sonidos, vamos a ver, en la práctica, a qué podemos asemejar algunas cifras de decibelios.

0 dB: no hay sonido alguno.
10 dB: respiración calmada y sosegada.
20 dB: ruido típico de biblioteca.
30 dB: poco tráfico.
30 dB: conversación calmada.
50 dB: un grupo de personas hablando.
60 dB: una manifestación en la calle.
70 dB: una motocicleta sin silenciador.
80 dB: el paso de un tren.
90 dB: tráfico muy intenso.
100 dB: una perforadora eléctrica.
110 dB: un concierto de rock.
120 dB: el motor de un avión en pista.
130 dB: un avión despegando.
140 dB: aquí está el conocido como umbral del dolor.
150 dB: una explosión.

Tal y como podemos observar, el sonido de una explosión no es el sonido de un grupo de personas hablando multiplicado por tres. Por tanto, debemos entender cada cifra en la escala logarítmica.

Ahora que ya sabes a cuánto ruido equivalen los decibelios de cada actividad, ya puedes entender con fiabilidad las descripciones de algunos de nuestros productos, como las amoladoras neumáticas o las llaves de impacto. ¡Fíjate en los decibelios!

0 Comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*